Tél: +52 228 8131831

Mole

Los Xiqueños son famosos en la región por sus fiestas. ¿Qué celebración existiría sin mole?  Obvio que nuestra población tuvo que crear su mole propio. Originalmente cada familia daba su toque personal  a las fiestas con ese platillo muy mexicano. El aumento de población, el tiempo cada vez más reducido y las fiestas que continúan, hicieron necesario tener a la mano un buen mole para cada ocasión, fácil de emplear.  Desde 1980 la denominación  “Mole Xiqueño” se convirtió en marca propia de un emprendedor xiqueño, ya que su fábrica local exporta sus productos con gran éxito a mercados nacionales e internacionales.  Sin embargo, actualmente en la ciudad de Xico se pueden encontrar diversas marcas y expendios de mole que se dedican a la elaboración del Mole típico del lugar con su particular receta, a la cual cada casa agrega su característica personal.

Desde la época prehispánica se han perfeccionado los ingredientes del Mole, que en náhuatl significaba Salsa o mezcla de ingredientes.  El plato empleaba en sus primeras versiones carne de guajolote (pavo), chiles y chocolate. Durante la Colonia, esta salsa rica en chiles y cocoa se fue refinando con condimentos asiáticos y sabores conocidos por los europeos, llegando a ser un platillo de autentico mestizaje.

Cada región imprimió en el mole su sello propio y así nacieron el mole poblano, los moles negros de Oaxaca, el mole amarillento del sureste, el mole coloradito del Valle de México, el mole ranchero del altiplano y entre muchos otros, por supuesto el Mole de Xico.

Por eso no existe una receta única para el Mole como piensan muchos extranjeros, hay similitudes, pero algunos ingredientes pueden omitirse o variar en proporción, según la casa o la región.

El Hotel Hacienda Xico Inn promueve para usted el Mole de la Tía Celsa por su calidad de ingredientes y su contenido bajo en grasas. ¡Usted juzgará!

 

 

Portada2