Tél: +52 228 8131831

Vainilla

El aroma de la vainilla se encuentra en la repostería, en bebidas, helados y chocolates. Es un aromatizante de los más preferidos, por lo tanto,  es una fragancia tan común, que pocos recuerdan que proviene de una orquídea. Es más, ésta valiosa sustancia fue un obsequio por parte de  la región de Veracruz al mundo entero, pues la Vainilla es de origen mexicana. Los naturales de nuestra tierra ya conocían sus propiedades y la vainilla formaba parte de los tributos que pagaron los totonacas a los mexicas llamandola en  náhuatl Tlilxóchitl, que significa “flor negra”. Los pochtecas o mercaderes la comerciaban, por lo que fue bien conocida en el mundo prehispánico, aún en regiones, donde esa orquídea no se da.

La vaina con su peculiar aroma proviene como fruto de la única variedad de orquídea (Vanilla Planifolia), que es aprovechable para un fin alimenticio. Y eso, a pesar de que sus flores amarillas verdosas suelen abrir solo un día al año por varias horas.

La planta es una enredadera de sombra parcial y que en su medio natural suele adherirse a los árboles húmedos de bosques. Cosechar la vainilla en época prehispánica era toda una hazaña al  igual que el tabaco mexicano o el cacao, el primer europeo quien degustó esa esencia tan característica, fue el conquistador español Hernán Cortés ya que el emperador Moctezuma Xocoyotzin se la sirvió durante su estancia en la gran Tenochtitlan, junto con otros productos de nuestra tierra.

Los totonacas descubrieron tras décadas de observación el método de cultivo de la vainilla así como sus propiedades curativas y aromáticas. Su labor principal era polinizar las orquídeas. Aunque ahora existen diversos métodos de cultivo, la manera tradicionalista consiste en recolectar a mano las semillas pequeñitas cada seis o nueve meses, antes de que lleguen a la madurez. Lo curioso es, que las vainas por si solas no tienen ni sabor ni olor, hasta que después de un periodo de fermentación y un tiempo de secado al sol, se deshidratan, y es cuando se liberan las propiedades que la caracterizan.

La producción de vainilla natural en México, con unas 300 a 600 toneladas anuales, se sigue dando en Veracruz. El nombre de Papantla y región está estrechamente vinculado con las tradiciones de la cultura totonaca, por el Tajín, los voladores, y finalmente la vainilla.  Esos cultivos artesanales son de intensa labor y esto se refleja en el costo de una autentica vaina. La industria química logró imitar desde finales del siglo 19 la fragancia a un costo bajísimo, sin embargo, tener la oportunidad de disfrutar de una de las mejores del mundo, es un acontecimiento inigualable.

La vainilla en la medicina naturista se conoce como estimulante del sistema nervioso para conseguir relajación, controlar histeria y es un antidepresivo  natural, controla la ansiedad y  el insomnio, es utilizada como remedio para bajar la fiebre, es digestiva y antibacteriana.

El clima xiqueño, aunque típicamente de epífitas, no es el clima original de nuestra Vainilla. Sin embargo, existen productores pequeños en la zona.

En la Hacienda Xico Inn encontraras  diversos productos locales de Vainilla y si quisieras acercarte más a las tradiciones antes mencionadas de igual forma puedes contratar con nosotros una excursión  al Tajín y Papantla.